“El Primi” clausuró la temporada en Osuna


El joven novillero carrosaleño, tras realizar su debut en Cañada Rosal en la pasada feria de julio, dio por finalizado su curso taurino anual el pasado 7 de noviembre en el municipio ursaonés, tarde que sirvió de homenaje a la carrera de Antonio Osuna

Cualquier comienzo de un proyecto a largo plazo debe seguir un proceso complejo lleno de pequeños avances –a veces pasan inadvertidos, inclusive-, que tienen que desarrollarse de manera estable, siempre tratando de mantener al margen cualquier tipo de premura, ya que las prisas nunca fueron buenas consejeras. “El Primi”, una vez efectuado su estreno vestido de luces frente a sus vecinos, da pasos cortos pero firmes en pos de avanzar en el camino hacia un objetivo definido, el muchacho va a volcarse sobre su sueño, y no estará sólo.

Como punto final a este 2015 y tras sus éxitos en Mijas o Yepes, Primitivo López llevó a cabo una última actuación en el coso taurino de Osuna, el pasado sábado 7 de noviembre a las 16:00 horas, donde fue acompañado por casi un centenar de carrosaleños que se dieron cita en la centenaria plaza de toros de Osuna para arropar al talentoso novillero de su pueblo.

Junto a “El Primi”, Curro Robles, Antonio Osuna, gran protagonista de la jornada, y José Luis Neiro ejercieron de matadores por un día y completaron un cartel para una tarde taurina en la que se lidiaron erales de la ganadería Hermanos Astolfi. Es de obligado cumplimiento el hacer mención a que estos primeras espadas eventuales son subalternos de Manuel Jesús “El Cid”, Miguel Ángel Delgado y Daniel Luque, que se intercambiaron los papeles y pasaron a desempeñar la labor de sus habituales integrantes de cuadrilla de manera simbólica.

Entrando en faena –nunca mejor dicho-, el primero de la fría tarde ursaonesa fue lidiado por el sevillano Curro Robles para dejar paso, en segundo término, a Primi. En lo que concierne al imberbe torero local, hay que destacar que no le sonrió la suerte con su ejemplar ya que el mismo se chocó con unos de los burladeros de la plaza, circunstancia que deslució por completo el trabajo del carrosaleño, cuyo esfuerzo fue en vano ya que el animal no respondía prácticamente a los reclamos del chaval. Con todos los inconvenientes que surgieron, dio muerte al becerro con un espadazo nada sencillo dada la escasa estabilidad de éste.

Antonio Osuna y José Luis Neiro completaron el cierre de la tarde con un par de novillos nobles y decididos, a cual mejor; ambos, brindaron la oportunidad de lucirse a numerosos compañeros y amigos de la tauromaquia. Y, como broche de oro al acontecimiento taurino, los organizadores tuvieron a bien que el sobrero fuera lidiado por “El Primi”, en recompensa a la mala fortuna del más joven integrante del cartel de largo. El novillero, de apenas de 16 años, pudo resarcirse de su fallida experiencia anterior y, ante el suplente, sí pudo mostrar todo el repertorio que lleva dentro para poner la guinda a su primera temporada como novillero.